Esta es la nueva realidad. Pertinente y austero, pero protagonista

Esta es la nueva realidad. Pertinente y austero, pero protagonista.

Ya estamos en una nueva normalidad, esta es la realidad, podrá cambiar, más/menos, como todas las realidades lo han hecho siempre, pero llegó para quedarse. Dejame ver como sigue, veamos que pasa, esperemos un despegue, que llegue la fase 6, etc, etc, etc. Y seguimos sin hacer nada, que es hacer muchísimo y muy peligroso, porque hacer la nada misma te deja a la deriva, te pone a merced del destino.
Cambia lo que puedas cambiar: en tanto nadie puede acabar con la pandemia ni terminar mágicamente con el aislamiento, hay muchas cosas que pueden hacerse para transitar mejor este contexto, sería como tener que vivir en un departamento que no me gusta, en el que no estoy cómodo y del que no me puedo mudar, pero además elijo dormir en el piso y bañarme con agua fría, teniendo cama y agua caliente.
Así, la necesidad de adaptarse y adoptar los recursos disponibles, el nuevo bienestar de los colaboradores, la convivencia posible y el nuevo potencial de los equipos, ponen a los managers, líderes, dirigentes y/o empresarios frente a una disyuntiva: si estamos en crisis, sin salida aparente, con salarios recortados, sin claridad futura. ¿Como puede tomar la gente que intentemos hacer alguna actividad vinculada con la integración, la mejora del clima y la cercanía o que queramos instrumentar algún dispositivo entretenido que favorezca el trabajo en equipo remoto o ayude a estar mejor comunicados en esta lejanía?
Sin comunicar, suelto, descolgado, incoordinado, con una mirada recortada y no sistémica, probablemente será incomprendido, rechazado, visto como impertinente e interpretado como un malgasto, por la mayoría de las personas.
Bien comunicadas, por los canales correctos, generando expectativas, enfocadas en la mejora, con las palabras justas para apoyar su pertinencia, acompañando con cercanía, diálogo, empatía y preocupación genuina, la gente entenderá, valorará y agradecerá todas las acciones, actividades e iniciativas propuestas en aquella dirección.
Luego, todo lo que se haga deberá ser medido, austero, sin lujos, sin superficialidad, sencillo, profundo, habiendo escuchado a la gente, pertinente, inspirador y generador de valor agregado, así las cosas, la gente sentirá que está siendo entendida como un todo, cuidada, acompañada y valorada, aún en los peores momentos.
¿Estamos en crisis y hacemos algo entretenido? No existe tal disyuntiva, la verdadera disyuntiva es: Timón o Deriva. Víctima o Protagonista.
No importa tu lugar en el organigrama, proponé y hacé o impulsá que hagan. Estás en tus manos.

 

Fernando Cánepa
Director de Énfasis Motivation Company
suscribite a nuestras novedades

Dejar un comentario

.