Cuáles son las nuevas tendencias en los eventos corporativos, sin un Uber a la vista

En los últimos años, y en especial con las nuevas tecnologías, han cambiado muchas cosas, tanto en la manera de relacionarse de la gente como en las herramientas disponibles para hacerlo. Eso hizo que, en esa misma sintonía, los eventos corporativos hayan ido cambiando en algunos de sus aspectos.

Muchos de estos cambios están vinculados con los nuevos paradigmas de los jóvenes y el trabajo. Entonces, ¿cuáles sno las claves de los eventos de hoy?

Inmediatez: a diferencia de lo que ocurría hace algunos años, los clientes quieren todo ya, de la misma manera en que los jóvenes pretenden cada uno de sus objetivos. Para las empresas del sector implica tener no solo herramientas tecnológicas adecuadas sino también una estructura adecuada, que pueda dar respuesta inmediata a estos requerimientos. Las cosas son para ahora, ya.

Personalización/creatividad: todo debe ser especial para cada empresa, todo para mí, nada standard, ya nadie quiere un enlatado. Hoy, copiar pegar es sinónimo de desaparecer. Los clientes dicen “dame una propuesta para mí”. Eso hace que las empresas de eventos deban tener cada vez más el foco puesto en la creatividad e innovación.

Bienestar: si bien los eventos siempre estuvieron atados a la idea de pasar un buen momento, entretenerse, etc., hoy dicho objetivo está marcado con mayor claridad, dado que los jóvenes buscan el bienestar o la felicidad en su trabajo, y cuando no lo perciben así se van a otro o se toman un año sabático. En ese sentido, la formalidad ha quedado de lado, y son cada vez más los eventos en formatos informales.

Sustentabilidad: al igual que en el resto del ámbito corporativo, en los eventos se apunta cada vez más a la sustentabilidad. Hacer eventos sustentables marca la diferencia. En ese sentido, hay muchas medidas que se pueden tomar: reducir desechos, se usan paneles solares, se hacen actividades donde se habla del medio ambiente y la manera de cuidarlo o se hacen carpoolings para disminuir el uso de combustible y tantas otras medidas en ese sentido.

Omnipresencia digital: eso se ve tanto en la organización como en los asistentes. Cada evento requiere de su propia aplicación, donde se informa, intercambia, ubica en el mapa, etc. También suelen tener su blog, su espacio para subir y compartir fotos. Hay muchos juegos digitales y de realidad aumentada, así como otras tecnologías de última generación como el mapping, el uso de hologramas, entre otras.

Interconexión: los eventos siempre fueron instancias de encuentro, de relacionarse con el otro. Allí juega un rol esencial la emocionalidad, que es la que genera la mayor recordación. Hoy conviven, dentro de los eventos, los contactos cara a cara y los contactos a través de la aplicación y las redes, como parte de un mismo concepto de comunicación. A través de diferentes instancias, en un mismo encuentro, los asistentes están interconectados.

Descontracturados: tal como ocurre con la sociedad, en general, hoy los eventos son más descontracturados. Ya no se requiere, como antes, los tres platos, la mesa de dulces… Muchos eventos de hoy se hacen con pizza y cerveza y cuentan con una barra de tragos. Hoy se valora más el daiquiri que el pollo al champignon. La diversión está por encima de las reglas pautadas.

Múltiples espacios: el hecho de contar con tecnologías que simplifican la transmisión de audio, videos, luces, etc., sumado a los costos que en algunos casos han superado lo que las empresas están dispuestas a pagar, hace que los eventos ya no se hagan siempre en los tradicionales salones, sino que muchas veces se llevan a cabo en la propia empresa, una terraza, un SUM, etc.

Nuevas formas, mismos objetivos

Si bien han cambiado algunos formatos, los eventos no se han dejado de hacer. De hecho, hay cada vez más eventos. Pero dejaron de ser un fin en sí mismos. Ahora son un medio, una forma de lograr algo: mejorar el clima, vincular a colaboradores de una empresa, fidelizar clientes.

Los cambios son de herramientas pero no de fondo. Si miramos otros rubros, podemos decir que con los cambios tecnológicos uno no dejó de sacar fotos, sino de revelar las analógicas. Tampoco dejamos de comer, si bien se ha modificado la diecta hacia la comida más natural. No hay un Uber de los eventos, pero sí nuevas herramientas y tendencias.

En síntesis, los avances tecnológicos y los cambios en las modalidades de relacionarse han traido aparejados cambios en la forma de realizar eventos corporativos. Hay nuevos espacios, tecnologías, redes, comida diferente, etc., pero la esencia de los mismos no se ha modificado. Generar relaciones, intercambios, buenos momentos y apelas a la emocionalidad, siguen estando como objetivos de fondo.

Marcelo Gordín es director de Énfasis Motivation Company

Fuente: Revista Imagen 01/08/2017

This post is also available in: English